Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
LECCIÓN DE HUMILDAD.
 

Es urgente concierciarnos de lo que realmente somos. Actualmente la creencia de que los humanos estamos encima de la cadena como especie, resulta absurdo y pretencioso. En realidad, lo  que realmente nos diferencia de los animales, es que somos la única especie en este planeta que tiene la capacidad de destruirlo todo. Nuestro cómodo estilo de vida, en muchas ocasiones, resulta insostenible y parece increíble que estemos sumergidos en un ambiente tan superfluo, que nuestra inconsciencia quede atrapada  por cosas intrascendentes como: si se tiene que fumar en bares, discotecas, que si tal “personaje” telebasurista está liad@ un famos@.  Está claro que las leyes que nos están “colando” están muy bien pensadas para distraernos de lo verdaderamente importante y con ello consiguen dividirnos. Pero no quiero ponerme salvador de nadie y voy a centrarme en el tema que nos ocupa.

         La ausencia de artículos en estos días ha venido propiciada por la visita de unos seres casi microscópicos que han desatado casi la poranoia en mi hogar. Hemos sido invadidos por una plaga de ácaros y que según una fuente fideligna parecen que provienen de un grupo de muebles de pino que tenía en casa. La cuestión es que parece que está afectando a mucha gente según los comentarios que he podido encontrar en varios foros. Sin introducirnos en muchos detalles, pues no resulta agradable ver toda tu casa infectada por minúsculas motas de polvo que se mueven, estos microscópios seres nos dieron una lección magistral sobre la vida. Cuanto menos tengamos más cerca estaremos de nosotros mismos, pues tendremos menos cosas en la que distraernos. Tuvimos que vernos obligados a contratar los servicios de una empresa de fumigaciones y tirar la mayoría de muebles, enseres y salir de la casa casi con lo puesto. Espectacular en tiempos de crisis y con esta situación, pero en dichas circunstancias sacas fuerza de donde no las tienes y tiras para adelante.

         Aunque el siguiente video no se muy agradable, sirve para hacerse una idea de la magnitud del problema.

                                    

  Tejo un video que viene como anillo al dedo sobre esta cuestión del maestro Rekuri.

                           

Resumo las enseñanzas de los maestros ácaros de la madera.

1º Recordé y me autoanimé pensando que hay personas que están infinitamente peor. Al fin y al cabo seguimos vivos y con salud.

2º En realidad en mi caso, me di cuenta que tenía una cantidad innumerable de objetos que no los necesitaba y que ni me acordaba que los tenía.

3º Desprenderse de los objetos materiales, aunque en este caso fue por necesidad, resultó todo una paradoja espiritual. Los   hindúes sólo llevan lo puesta, pues considerán que de esa manera no tienen a que apegarse.

4º Otra lección importante fue que somos más frágiles de lo que pensamos. La naturaleza es infinitamente poderosa, y como comentaba en la introducción de este artículo, no estamos por encima de ella sino todo lo contrario. Parece ser que el cambio climático que estamos padeciendo puede ser el desencadenante de este tipo de plagas. Por cierto, cambio climático que se estaría produciendo por el creciente incremento de la actividad solar y nó por la acción humana, como nos están intentando vender, investíguese por ejemplo la preocupación de los científicos de la nasa por el año que nos espera con las previsibles tormentas solares.

5º Y a pesar de los pesares, la actitud ante este faraónico trabajo. Ya no solo tirar todo sino limpiar cada centrímetro cuadrado de la casa además de los enseres, cosas… realizar algunas reformas, pintarlo absolutamente todo, comprar muebles, ropa etc. De hecho, en el momento de la publicación de este artículo, todavía estamos en ello. Pues bien, retomando con lo de a pesar de los pesares, mi actitud es muy diferente a como me lo hubiera tomado años atrás. Me han sucedido cosas, que son más personales que las que estoy escribiendo, y no puedo dejarlas escritas en este artículo, que ratifican la inteligencia que se nos esconde tras los sentidos físicos.  Afortunadamente, gracias al curso sobre Las Enseñanzas Ocultas de Cristo he aprendido a afrontar “las adversidades” de manera diferente. Cuando avanzas en el camino espiritual comienzan a aparecer lo que J. L. Parise denomina como las esfinges, y lo que otros conocen como la sombra. Las dificultades, que en realidad son parte de nosotros mismos que salen hacia afuera. Cuando las logras vencer, o mejor dicho amar la enseñanza que conllevan, comienzas a ver perfección en todo. NO EXISTE NADA QUE SEA MALO, SÓLO DEPENDE DEL PUNTO DE VISTA DEL OBSERVADOR (casi como siempre por la limitación de nuestras creencias y patrones de actuación inconscientes). En “El método Silva de control mental”, se expone que las cosas o circunstacias pueden ser positivas o negativas, la elección es nuestra.

En fin, he observado la fidelidad de algunas personas que suelen visitar frecuentemente este blog, a pesar de no haber dado señales de vida durante estos días tan importantes de las fiestas navideñas. Pido disculpas, pues tenía preparadas algunas recetas muy ricas e interesantes para esos días especiales. De todas formas muchas gracias, y seguimos unidos virtualmente.

         Al escribir este artículo me vino la imagen de la humildad personificada en una entrevista realizada a un monje ortodoxo y que ahora es el momento de colocarlo.

                                 

Por último, coloco un video que ya dejé en otro artículo que me encanta y que nos abre la mente sobre el amor hacia la Madre Tierra.

                                                                     

 

                      

*
Joomla templates by a4joomla